Los Crus Bourgeois son una clasificación de vinos de Burdeos de supuesto menor estatus que los aristócratas Crus Classés. Son una familia de châteaux ubicada en terruños reconocidos por su calidad en todo el mundo, ubicados en ocho denominaciones importantes en el Médoc: Médoc, Haut-Médoc, Listrac-Médoc, Moulis-en-Médoc, Margaux, Pauillac, Saint-Julien, and Saint Estèphe.

Compuesto únicamente por vinos tintos que ofrecen una excelente relación calidad-precio, el Crus Bourgeois du Médoc es una institución histórica de los vinos de Burdeos. Son elaborados en su mayoría con Cabernet Sauvignon, pero usualmente contienen una porción bastante alta de Merlot, a veces complementada con Cabernet Franc. 

Ofrecen una gama muy diversa de caracteres, en donde reside su riqueza y su fortaleza. Todos ellos proporcionan un consumo confiable y agradable, permaneciendo también accesibles. Los vinos están, generalmente, listos para beber entre cuatro y ocho años de guarda, pero los mejores pueden envejecer perfectamente hasta 15 años.

Establecida por última vez en 2020, durante los siguientes cinco años, clasifica a las propiedades de las cosechas: 2018, 2019, 2020, 2021 y 2022 de cada Chateau. Y la revisión se hace cada 5 años para comparar la calidad de los vinos y actualizar la clasificación. En contraste con los Grand Crú Classé que fueron definidos en 1855.

La clasificación obedece a cinco parámetros: calidad del vino y su capacidad de mejorar con el tiempo, fomento de la viticultura sustentable y responsable (mediante una certificación de Alto Valor Ambiental), trazabilidad y autenticación, ser constantes durante las catas de verificación que aleatoriamente se realicen al Chateau y para los dos niveles más altos de la clasificación, que exista una diligente administración de la vid al embotellado y mercadotecnia del producto que ponga en alto su valor.

La pirámide de la clasificación consta de tres niveles:

 Cru Bourgeois (179 Chateaus)

Cru Burgeois Supérieurs (56 Chateaus)

Cru Bourgeois Exceptionnels (14 Chateaus).  

Tras verificar los requisitos y las especificaciones, las solicitudes de inclusión fueron consideradas de acuerdo al nivel al que cada propiedad aspiraba. Tras una cata vertical de dos grupos independientes de cinco jueces, se otorgó a cada vino una clasificación promedio, lo que los hizo elegibles para cada una de las tres categorías. 

Esta clasificación se unirá en el 2025 a las revocadas anteriormente cuando la cata de los aspirantes vuelva a ejecutarse. Continuando así el reconocimiento a los mejores castillos que trabajan constantemente con los más altos estándares.

¿Quieres probar algunos vinos de esta categoría? Da click aquí para conocer nuestra recientemente adquirida colección.

10 junio 2022 — Miguel E. Serrano