Argiano Brunello di Montalcino, 2018, #1 Top Wines 2023 WS, 95PTS

$ 3,571.00
6 reseñas

El Brunello de Montalcino que fue nombrado como Mejor Vino del 2023 por Wine Spectator. Cantidades Limitadas. Envíos a toda la República Mexicana.

Argiano, una propiedad relativamente grande para los estándares de Montalcino, es una de las bodegas históricas de la región. Su villa, recientemente restaurada, data de 1581.

Los viñedos se encuentran en una meseta en la parte central de la zona de Brunello, justo al oeste del pueblo de Sant'Angelo in Colle. Las parcelas de viñedos del norte, compuestas de arcilla aluvial, limo arenoso aluvial y marga, con afloramientos de piedra caliza y arcilla sobre un lecho de piedra caliza y marga, están plantadas en Sangiovese. La parte sur de la finca está dedicada a variedades de uva internacionales.

Argiano cambió de rumbo en 2013, cuando el multimillonario brasileño André Esteves y un grupo de inversores compraron Argiano y quienes han invertido en tecnología para vinificar, cambio a toneles de grandes dimensiones y un conocimiento preciso del viñedo a través de la colaboración con Pedro Parra que ha permitido realizar microvinificaciones y viticultura de precisión.

Añada 2018

Wine Spectator reconoció el Argiano 2018 como el #1 top de vinos del 2023 para reconocer el proceso se reconversión de bodega a prácticas sustentables y microvinificación de parcelas.

Vinificación

Después de la cosecha, las uvas para el Brunello se enfrían con dióxido de carbono durante un Maceración en frío de cinco a seis días. La fermentación se realiza en tinas de cemento con levaduras autóctonas y la maceración con los hollejos dura entre 20 y 21 días.

Tras la fermentación maloláctica en cemento, el vino nuevo envejece durante 3,5 años en barricas de 1.000, 2.000 y 3.000 litros. El 2018 se embotelló en Mayo de 2022.

“Mi objetivo es que Argiano vuelva a ser embajador de Brunello di Montalcino”, me confió Sani cuando lo visité en abril de 2016. Con la inversión en la bodega y los viñedos, ha logrado ese objetivo y más.

Por su expresión tradicional de Brunello, su calidad y su valor, Argiano Brunello di Montalcino 2018 no es solo una representación líder de la región, es nuestro Vino del Año.

Enología

Guiado por la experiencia del reconocido enólogo consultor Giacomo Tachis (creador de vinos icónicos como Sassicaia, Tignanello y Solaia), Argiano presenta un vino adornado con notas de ciruela complementadas con toques de hierbas secas, chocolate, cuero, clavo y nuez moscada. La finura y el equilibrio del vino son testimonio de los taninos y la acidez perfectamente integrados.

Características

Uvas: Sangiovese
Región: DOCG Brunello di Montalcino, Toscana.
Guarda: 8 a 15 años.
Barrica: 30 meses en barriles de roble de Eslovenia de diferentes capacidades
Temperatura de servicio: 16 a 18°C.

NOTA DE CATA

Vista: De un color rojo rubí brillante.

Nariz: Nariz amplia, compleja, muy limpia y nítida, con esos aromas frutales rojas combinado con los destellos de rosas, mentolados, especiados y minerales.

Boca: Taninos sedosos y de entrada en una boca amplia, estructurado con unas notas frutales y balsámicas con un final largo y persistente.

Maridaje: Platillos como rack de cordero, cabrito, estofados con hongos, foie gras, pato.

Sobre la Bodega

Argiano, una propiedad relativamente grande para los estándares de Montalcino, es una de las bodegas históricas de la región. Su villa, recientemente restaurada, data de 1581.

Argiano cambió de rumbo en 2013, cuando el multimillonario brasileño André Esteves y un grupo de inversores compraron Argiano a la condesa Noemi Marone Cinzano y al enólogo formado en Burdeos Hans Vinding-Diers, que querían centrarse en su proyecto en Argentina, Bodega Noemía de Patagonia.

La primera tarea fue limpiar la bodega de crianza e invertir en grandes barricas de 1.000, 2.000 y 5.000 litros, además de toneladas de 600 litros para sustituir las barricas que se utilizaban para envejecer tanto el clásico Brunello como un embotellado Brunello de un solo viñedo llamado Vigna. del Suolo. (En el año 2000 se construyó una nueva instalación de vinificación).

A continuación, el equipo centró su atención en los viñedos. Con la ayuda del consultor vitivinícola Pedro Parra, se mapearon las distintas parcelas en cuanto al tipo y composición del suelo y se llevaron a cabo estudios electromagnéticos.

Los resultados permitieron comprender mejor cómo gestionar cada parcela, identificar las zonas problemáticas, determinar las fechas de cosecha y planificar las microvinificaciones. También eliminaron fertilizantes y pesticidas para trabajar de forma orgánica, aunque la finca no ha obtenido la certificación.

El clásico Brunello di Montalcino es una mezcla de seis parcelas diferentes. (El embotellado de Vigna del Suolo, elaborado a partir de la cosecha de 2016, proviene de una parcela de 10 acres de vides Sangiovese de 60 años plantadas en suelos de piedra caliza pura).

En poco tiempo se ha convertido el modelo a seguir en Brunello di Montalcino.